Agendar cita en linea

CLÍNICA DE ENFERMEDADES HEPÁTICAS Y GASTROENTEROLOGÍA

El cuidado de su salud hepática y digestiva afecta en gran manera su calidad de vida y longevidad, es recomendable hacerse estudios frecuentes para evitar padecimientos catastróficos. Cuando hay ya síntomas o confirmacíon de una enfermedad del hígado de por medio (como por ejemplo la cirrosis) generalmente es vital comenzar un tratamiento para salvaguardar el bienestar del paciente.

DR. CARLOS
ALEJANDRO
CORTÉZ
HERNÁNDEZ

Titulado como Medico Cirujano Partero en Facultad de Medicina de la U.A.N.L con especialización en Medicina Interna y Gastroenterología y Endoscopía. Especialización en Hepatología y Hemodinámica e Hipertensión Portal en el Hospital Clinic i Provicinal en Barcelona España.

Ha laborado como Prof. Del Departamento de Medicina Interna, Prof. Del Servicio de Gastroenterología, Coordinador del Curso de Pregrado Med.Int I, y es ala fecha Jefe de Enseñanza de Posgrado de Gastroenterología.

Miembro de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado EASL 2002

PADECIMIENTOS HEPÁTICOS

Complicaciones de la Cirrosis

La cirrosis (del griego: kirr- κιρρóς, amarillo anaranjado, y -ō-sis, patología), usada erróneamente en detrimento del término oficial “cirritis“,[¿por quién?] es una histopatología en la que las células del parénquima de un órgano interno cualquiera son sustituidas, al morir, por un tejido anormal de tipo cicatricial formado a partir del tejido estromal del propio órgano.

 

Esencialmente se trata de una enfermedad degenerativa acelerada del parénquima hepático, que como expresión final de múltiples etiologías, traduce una desestructuración del lobulillo hepático, por un estado de regeneración mantenido, que finalmente no consigue sostener la funcionalidad del hígado, al crecer de forma inapropiada hepatocitos que sin sus adecuados conductos de drenaje, y agravado por la fibrosis intersticial interlobulillar estromal, terminan produciendo insuficiencia hepática progresiva, y cursando por una serie de grados de afectación clínica relativamente correlacionadas con las anomalías morfológicas crecientes que se van produciendo.

Hepatitis C

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre; ese virus puede causar hepatitis, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas, y una enfermedad grave de por vida.

 

El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre, y la mayoría de las infecciones se producen por exposición a pequeñas cantidades de sangre a través del consumo de drogas inyectables, de prácticas de inyección o de atención sanitaria poco seguras y de la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar.

Hepatitis B

La hepatitis B es una infección vírica del hígado que puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica.

El virus se transmite por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada.

La mayor parte de los afectados no experimentan síntomas durante la fase de infección aguda, aunque algunas personas presentan un cuadro agudo con síntomas que duran varias semanas e incluyen coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal. Un pequeño grupo de personas con hepatitis aguda puede sufrir insuficiencia hepática aguda, que puede provocar la muerte.

Cancer de Hígado

A menudo, los signos y síntomas del cáncer de hígado no aparecen sino hasta que la enfermedad se encuentra en etapas más avanzadas, aunque a veces pueden presentarse más temprano. Si acude al médico cuando comienza a notar los síntomas, es posible que el cáncer se diagnostique más temprano, cuando es más probable que el tratamiento sea útil. Algunos de los síntomas más comunes del cáncer de hígado son:

  •     Pérdida de peso (sin tratar de bajar de peso)
  •     Pérdida de apetito
  •     Sensación de llenura tras comer poco
  •     Náuseas o vómitos
  •     Un agrandamiento del hígado (se siente como una masa debajo de las costillas del lado derecho)
  •     Un agrandamiento del bazo (se siente como una masa debajo de las costillas del lado izquierdo)
  •     Dolor en el abdomen o cerca del omóplato derecho
  •     Hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen
  •     Picazón
  •     Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)
  •  

Algunos otros síntomas pueden incluir fiebre, venas agrandadas en el abdomen que se pueden observar a través de la piel, y sangrado o moretones anormales.

PADECIMIENTOS HEPÁTICOS

Fibroscan

Fibroscan, técnica ultrasonográfica basada en la elastografía, que mide la velocidad de propagación de ondas elásticas a través del hígado y sirve para evaluar el grado de fibrosis hepática en el paciente de forma no invasiva (sobre todo en pacientes con hepatitis C crónica), de esta manera se podrá tomar la decisión sobre si iniciar tratamiento o no, la respuesta que se está teniendo en el tratamiento, o también si está aún más dañado el hígado.

 

Con esta técnica se trata de evitar la realización de la hasta ahora tan necesaria biopsia hepática y los múltiples efectos secundarios que puede conllevar. Solamente se está en la consulta médica o quirófano escasamente quince minutos en los que se da por finalizada la prueba, por lo que no precisa ingreso ni se tiene ningún efecto secundario abrasivo o invasivo.

 

La elastografía mide el estado de rigidez o elasticidad de un tejido utilizando una onda de ultrasonidos (5 MHz) y un pulso mecánico de vibración de baja frecuencia (50 Hz). Primero se envía el pulso mecánico, que inicia una onda de ultrasonidos que se transmite por el órgano hepático, esta onda mide a su vez la velocidad de propagación de la onda elástica a nivel intrahepático. La onda elástica indica la rigidez o dureza del tejido hepático, cuanto más duro sea más rápidamente se difunde la onda, evidentemente el daño será mayor. Esta medición se expresa en unidades de kilopascal (kPa).

 

Otro dato que resulta de la prueba es la elasticidad de un cilindro de parénquima hepático del tamaño de 1 cm. de diámetro y de 2 a 4 cm. de longitud. El volumen estudiado es como mínimo 100 veces mayor que el resultado obtenido con la biopsia, esto indica que los valores obtenidos son más representativos del total del hígado que con la biopsia.

Endoscopia Y Colonoscopia

La endoscopia es un procedimiento médico que se realiza con un instrumento llamado endoscopio, el cual se introduce en el cuerpo para observar el interior. A veces se usa para llevar a cabo ciertas clases de cirugías.

 

El examen con un endoscopio es diferente a los estudios por imágenes, como las radiografías y tomografías por computadora en las que se capturan imágenes del interior del cuerpo sin colocar instrumentos o dispositivos dentro del mismo.

 

Existen diferentes tipos de endoscopios. La mayoría de los endoscopios son como tubos huecos y delgados que un médico utiliza para observar el interior del cuerpo. Además, la mayoría tiene una fuente de luz, y algunos cuentan con una pequeña cámara de video en el extremo que transmiten imágenes a una pantalla de computadora. Los endoscopios varían en longitud y forma. Algunos son rígidos, mientras que otros son flexibles. Existe un endoscopio nuevo que es lo suficientemente pequeño como para ser tragado, el cual puede transmitir inalámbricamente las imágenes. Cada tipo de endoscopio está diseñado especialmente para observar cierta parte del cuerpo.

 

Dependiendo del área del cuerpo que se está examinando, el endoscopio puede introducirse a través de la boca, el ano, o la uretra (el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia afuera). En ocasiones, se introduce a través de una pequeña incisión (corte) en la piel.

Transplante Hepático

Un trasplante hepático es una operación en la que se sustituye el hígado enfermo de una persona por un hígado o un fragmento de hígado de otra persona. El trasplante de hígado da la oportunidad de vivir a personas con enfermedades hepáticas graves para quienes resulta el único tratamiento efectivo.

HAY DOS TIPOS DE TRASPLANTE DE HÍGADO:

1. Trasplante de donante fallecido donde se extrae el hígado de una persona con muerte cerebral.

2. Trasplante de donante vivo en el que los médicos extirpan un pedazo de hígado de una persona viva.

Cuándo hay un hígado para donar, los centros de trasplantes buscan a un receptor entre las personas que se encuentran en la lista de espera del Centro Nacional de Trasplantes, tomando en cuenta el tamaño del órgano y el tipo sanguíneo de quienes esperan un hígado en donación.Los órganos son difíciles de obtener y por lo tanto son insuficientes para todas las personas que los necesitan aunque afortunadamente, los trasplantólogos han desarrollado nuevas técnicas para proporcionar tejido hepático sano, al dividir un hígado de donador a la mitad para trasplantarlo a dos receptores o tomar parte del hígado de uno de los padres y trasplantarlo a su hijo. La donación en vida de tejido hepático es ahora también una opción para receptores adultos.La evolución en cirugía hepática, la existencia de mejores inmunosupresores, los adelantos en el cuidado postoperatorio y la mejor selección del receptor han hecho que el trasplante hepático sea un procedimiento muy exitoso en la mayoría de los casos. Al año, el 80% de los hígados trasplantados están funcionando bien y después de 5 años el 70%. En FundHepa ayudamos con su tratamiento inmunosupresor a personas que llevan más de 15 años desde su trasplante y que se encuentran en excelentes condiciones.El grado de éxito depende mucho de cada caso sin embargo es hasta de un 87% en adultos y un 93% en niños.

Agendar cita en linea

CLINICA DE ENFERMEDADES HEPATICAS Y GASTROENTEROLOGIA

HOSPITAL MUGUERZA QUINTO PISO CONSULTORIO 500 B

Calle Miguel Hidalgo 2525, Obispado, 64060 Monterrey, N.L., Mexico

8333-0265

Copyright © 2019 CLINICA DE ENFERMEDADES HEPATICAS Y GASTROENTEROLOGIA - Todos los derechos reservados.